La isla de cocina es la estrella absoluta

La isla de cocina es la estrella absoluta

Quién tiene el papel principal en esta moderna cocina en blanco y negro salta a la vista: la isla de cocina. Con más de dos por dos metros, ofrece un espacio amplio, tanto de trabajo, como de almacenaje o superficie de apoyo. En ella descubrimos desde una vinoteca, hasta un fregadero con dos grifos diferentes y la elegante placa de cocción BORA Pure.

«A mi marido y a mí nos gusta sentarnos en el sofá a disfrutar de una copa de vino; así podemos pasarnos horas. Es justo lo que hicimos también al planificar la cocina», confiesa Miriam Lobato Gonzalez. Ella y su pareja, Sebastian Weiss, hicieron una reforma integral de un bungalow de 1972 y lo convirtieron en una casa moderna de estilo minimalista. En su canal de Instagram, Miriam muestra el resultado, que a menudo recibe muy buenas opiniones.

Diseño de la cocina: Küchenstudio Grimm, Ulsenheim, www.grimm.de

BORA Pure placa de inducción con extractor de superficie integrado

Fotos: Miriam Lobato Gonzalez

Un ortoedro en el centro

«Donde antes estaba el salón está ahora la cocina y viceversa», explica sobra la transformación. «De esta forma ganamos para la cocina una superficie espaciosa que queríamos aprovechar completamente.» Así surgió la idea de una isla de cocina amplia en la que poder cocinar, lavar, cortar y picar, charlar… «Lo que me encanta es que alrededor de la isla pueden juntarse hasta doce personas. Cada una puede preparar algo sin estorbar a nadie», cuenta Miriam encantada. Su pareja y ella decidieron a propósito no poner taburetes de bar u otro tipo de asiento junto a la isla porque, de todas formas, con el banco situado junto al gran ventanal ya disponen de un rincón mucho más cómodo para sentarse. Así han conseguido espacio suficiente junto a la isla para poder cocinar desahogadamente.

Otra característica peculiar es que el bloque de cocina del centro de la habitación tiene forma cuadrada. Mide exactamente 2,20 por 2,20 metros. El ortoedro en negro mate soporta una encimera de Dekton blanco, que parece mármol auténtico, pero que es mucho más resistente frente a manchas y arañazos que el material natural. Esta fue una recomendación del proyectista de la cocina, hermano del propietario. Pero como en este material no había encimeras en una sola pieza de ese tamaño, el proyectista usó un truco: en lugar de una, son dos planchas unidas por el centro. «Es cierto que la estructura no coincide por el centro, pero no nos importa», afirma Miriam. «La verdad es que apenas se nota.»

Espacio de almacenaje, elementos prácticos y diseño

«Me encanta el hecho de disponer de tanto espacio de almacenamiento en la cocina. Tenemos sitio para todo. Incluso los jarrones están en el armario de la cocina», dice enfatizando la idoneidad para el uso diario de la cocina de diseño. Hay hueco para todos los electrodomésticos necesarios en una cocina: desde el microondas, pasando por la cafetera automática, hasta el frigorífico. En la isla de cocina se esconden una máquina plegable para cortar el pan en un cajón, una vinoteca y el centro de toda cocina: la placa de cocción con extractor de superficie integrado de BORA. «Lo tuvimos claro desde el principio: nos negábamos rotundamente a tener una campana extractora colgando del techo. Se lo desaconsejaría a todo el mundo», dice Miriam convencida. Conocieron BORA Pure en el estudio de cocinas de su cuñado. El diseño discreto de líneas puras con la salida redonda en el centro de la placa de cocción les pareció perfecto para su estilo y su proyecto de cocina.

Para la pareja también era importante poder integrar la placa de cocción en la encimera sin ningún tipo de corte. Otro punto a favor de BORA. Miriam todavía menciona un argumento más a favor del elegante sistema de extracción de superficie: «Me parece fantástico poder sacar la pieza del centro y meterla en el lavavajillas para una limpieza perfecta. Lo encuentro genial, sobre todo cuando recuerdo cómo era antes con la grasienta campana extractora que no había forma de dejarla limpia.

El fregadero también está en el bloque de cocina. Lo especial son los dos grifos, izquierdo y derecho. Uno es un grifo Quooker, de donde sale inmediatamente agua caliente, fría, hirviendo, refrigerada, con o sin gas. El otro es un grifo extensible. Se puede acercar hasta la placa de cocción, por ejemplo, para llenar una olla de agua. Así no hace falta llevar la olla al fregadero.

«Hacemos vida en la cocina.»

Esto dice Miriam con total convencimiento. Siendo mitad española, adora poder reunir en su cocina a toda la familia: hermanos, padres e hijos. «Siempre hay alguien cortando, picando o cocinando. Así que nos tomamos unos cócteles y pasamos una tarde agradable juntos», recuerda, y añade mientras sonríe: «Yo no sé cocinar. A pesar de que la mía es la cocina más grande de mi familia, nunca he tenido que cocinar porque, por suerte, mis abuelos eran propietarios de un restaurante, y mi padre y mi hermano son cocineros de formación. Y mi pareja tiene un restaurante.»

Dentro de BORA

experimentar más

Dentro de BORA

experimentar más