Cocina-atelier diáfana y sutil

Cocina-atelier diáfana y sutil

Pasión por el arte y la gastronomía: al frente de este proyecto de cocina estaba alguien con un gran sentido de la estética como se verá a continuación. Aunque en el pequeño apartamento dúplex había poco espacio para toda la cocina, la profesora de arte Ella pudo hacer realidad aquí su sueño de un templo culinario diáfano y sutil con carácter de atelier.

¿Quién vive y cocina aquí?

Esculturas de arcilla y jarrones ricos en detalles allá donde se mire: la pasión de Ella es la cerámica, como puede verse por todos los rincones del pequeño apartamento de esta profesora de arte de 45 años. Desde hace doce, crea objetos de cerámica a mano en su tiempo libre. Por eso utiliza también como taller su apartamento dúplex abierto, donde vive sola. En verano traslada su taller a la azotea. Le gusta la compañía y muchos fines de semana invita a amigos para cocinarles platos algo más elaborados de lo normal. Entre semana se lo toma con más calma y prefiere comidas fáciles de preparar con ingredientes frescos que compra en el mercado semanal. Así le queda más tiempo para su hobby.

Minicocina profesional rodeada de arte

El arte y la cocina: esas son las dos grandes pasiones de Ella. Para su trabajo artístico, su apartamento dúplex situado en los pisos cuarto y quinto de un edificio urbano rehabilitado le ofrece el marco perfecto. El ambiente de estilo loft tan luminoso es el entorno ideal para trabajar en sus objetos de cerámica. Al dormitorio con baño situado en el nivel superior se accede por una escalera de caracol. La planta inferior, completamente abierta, hace las veces de cocina y comedor: un lugar para hacer vida y un taller en un solo espacio al que los azulejos de las paredes, que ella misma cuece, le dan un encanto individual y muy personal. Ella tuvo la buena idea de colocar bajo un gran nicho el torno de alfarero y todo lo que necesita para hacer sus piezas de artesanía. Por eso, para poder disfrutar de su afición culinaria buscaba una cocina que respondiera a sus exigencias tanto funcionales como estéticas, y que de ningún modo limitara la sensación espacial de libertad en su apartamento, sino que más bien la acentuara.

En las productivas conversaciones con el proyectista de su cocina, Ella desarrolló un moderno conjunto de cocina que apenas se percibe como tal. Gracias a las estanterías en lugar de armarios superiores y a la isla independiente, la cocina se integra en el loft-atelier que la rodea como una parte más de él. Esto debe agradecerse en parte a la alta tecnología compacta que aporta, en un espacio muy reducido, todo lo que una cocina profesional necesita:

el proyectista prestó especial atención a la eficiencia del sistema de aspiración de vapores para que los olores que se producen al cocinar no se dispersaran rápidamente por todo el apartamento, incluido el dormitorio. Su propuesta convenció a Ella al momento: un sistema de extracción de superficie BORA de alta calidad que ofrecía además total flexibilidad para incluir en el proyecto una isla de cocina, ya que permitía prescindir de la campana extractora. Además del diseño estético de BORA, Ella valora el hecho de que con la extracción hacia abajo no hay nada que obstaculice la vista libre a todo el apartamento. Al final, se decidió por BORA S Pure porque este sistema de extracción deja mucho espacio en el armario inferior debido a su reducida altura de montaje. Y es que en una cocina pequeña todo centímetro cuadrado cuenta.

Para Ella era importante que, de igual modo, el horno de vapor contara con una aspiración de olores y vapores eficaz. Por ese motivo también aquí ganó BORA. En el BORA X BO puede preparar al horno su plato favorito, trucha con verdura al limón, sin que el olor a pescado dure después varios días en la vivienda. Ella se muestra realmente entusiasmada con el manejo tan fácil del BORA X BO, gracias al cual puede preparar sus comidas sanas y deliciosas sin gran esfuerzo. Así le queda más tiempo para la alfarería.

Dentro de BORA

Dentro de BORA