Peter_Sagan_Headerbild_L.jpg Peter_Sagan_Headerbild_P.jpg

«¡Tienes que seguir tu propio CAMINO!»

Desde 2017, Peter Sagan corre con el equipo BORA – hansgrohe. No sin éxito. Para la nueva temporada, el ciclista de 30 años tiene grandes planes. Una conversación sobre fortaleza mental y su talento como cocinero.

A menudo te llaman «estrella del rock del ciclismo». ¿Cómo lo llevas?
Bueno, yo no soy músico, sino ciclista. Y no me siento como una estrella del rock. Pero el apelativo es una valoración de mis logros, así que no me molesta en absoluto. Aunque, en realidad, yo solo quiero hacer carreras en la bici y ganarlas en la medida de lo posible. A esto me ayuda sin duda el hecho de que, quitando el ciclismo, no me tomo las cosas con excesiva seriedad. Por otro lado, debo llevar una vida un poco más disciplinada que una estrella del rock.

 

Es impresionante tu fuerza explosiva en los sprints. ¿Qué otras cosas reconoces como tus puntos fuertes?
Diría que soy capaz de concentrarme bien en el momento justo. Y también que me encanta mi trabajo. La mayoría de la gente se pasa la jornada laboral sentada en la oficina y solo puede hacer deporte antes o después. En cambio yo puedo practicar mi deporte favorito cuando estoy trabajando. ¿Hay algo mejor?

 

Hoy en día, la fortaleza mental es crucial también en el ciclismo. ¿Tienes un mental coach?
Mi mejor mental coach soy yo mismo, ya que nadie me entiende mejor que yo. En realidad, es muy sencillo: el cuerpo y la mente deben estar en equilibrio. Si físicamente no me encuentro muy bien, la cabeza tampoco funciona. Yo creo que quien decide en último término la victoria o la derrota es, sobre todo, la mente.

 

¿Cómo te preparas mentalmente para una carrera?
Cuando era joven, solía ponerme muy nervioso antes de una carrera. Después empecé a ganar las primeras, pero eso me agitaba todavía más. Así que decidí cambiar el chip. Para hacerme más fuerte mentalmente, me hice una lista de las cosas que realmente son importantes en mi vida. Que mi familia y mis amigos estén bien y tengan salud, por ejemplo. El que gane o pierda una carrera no me cambia: sigo siendo la misma persona después. Uno puede ganar un montón de carreras y, aún así, ser infeliz porque todo es cuestión de actitud. Desgraciadamente hay muchas personas que no son felices con lo que tienen.

 

Una figura importante en tu vida es tu padre, Lubomir.
Sí, viene a menudo a verme competir. Creo que paso más tiempo con él que con nadie más. Fue muy emocionante ver cómo se alegró cuando gané la quinta etapa del Tour de Francia en 2019. Hay un vídeo publicado de ese momento. En él se ve a mi padre todavía más alucinado que yo.

 

La temporada del WorldTour dura desde mediados de enero hasta finales de octubre. ¿Cómo consigues recuperarte en las breves pausas?
Suelo tener los días bastante cargados; durante la temporada voy de una carrera a otra. Así que no me sobra mucho tiempo; a veces solo tengo cinco minutos para mí. Pero durante esos cinco minutos desconecto por completo. Lo más importante para mí es, con diferencia, dormir lo suficiente. Además, tengo que buscar el equilibrio que me dan otras cosas aparte del deporte. Sobre todo pasar tiempo con mi hijo Marlon (que nació en octubre de 2017). Me siento infinitamente feliz cuando lo tengo en brazos.

 

¿Haces algún otro deporte recreativo?
Antes hacía snowboard, bastante esquí de fondo y esquí alpino, pero actualmente solo puedo hacerlo fuera de la temporada de carreras. No obstante, intento subirme cuando puedo a la bicicleta de montaña, simplemente porque me gusta y porque me ayuda a mejorar el equilibrio en la bici. La bicicleta de montaña es para muchos deportistas jóvenes el primer paso en el ciclismo; yo también empecé así.

«Que gane o pierda una carrera no me cambia: sigo siendo la misma persona después.»
Peter Sagan
Sagan_bettiniphoto_Bildteaser.jpg Sagan_bettiniphoto_Bildteaser.jpg

Vives en Mónaco…
Sí, donde también viven leyendas del rock como Ringo Starr. O Lewis Hamilton, a quien te lo encuentras haciendo la compra. Pero para mí lo más importante es que en los meses de invierno puedo disfrutar de las condiciones ideales para el entrenamiento. Y el aeropuerto de Niza, que lo tengo al lado, ofrece estupendas conexiones.

 

¿Cuántos kilómetros haces al año en bicicleta?
El total puede variar, pero más de 30 000 kilómetros al año, seguro.

 

Se sabe también que eres buen cocinero y que a veces cocinas para todo el equipo.
Sí, he sobornado a los chicos para que me alaben (se ríe). No, en serio, cocinar es mi hobby favorito. Me ayuda a relajarme. Se me dan muy bien los platos con pasta. Mi interés por la cocina se debe también a que una buena alimentación orientada a los objetivos es fundamental para un deportista de alto nivel. Aunque admito que ir a comprar los ingredientes no me entusiasma.

 

¿Cuál es la idea central del libro de cocina que has creado con BORA?
Para mi edición del BORA 10 | 10 escogí 10 recetas cuyas preparaciones previas y cocción no duraran más de 10 minutos. Los platos son perfectos para deportistas porque son ligeros, ricos en proteína y, por tanto, ideales para la regeneración.

 

¿Qué cosas tenéis en común tú y el patrocinador del equipo, BORA?
Que para acercarte a la perfección y ser el número uno tienes que seguir tu propio camino y progresar a diario. Me fascina el coraje con el que el fundador de la empresa, Willi Bruckbauer, concibió y desarrolló desde cero una solución técnica. Hizo tan flexible el extractor para cocinas, que incluso en la cocina-camión del equipo hay instalado un sistema BORA.

 

¿Dónde te ves, en el ámbito del deporte, dentro de cinco años?
Me gustaría seguir el resto de mi vida profesional con el equipo BORA – hansgrohe. El equipo es genial y dentro hay muy buen ambiente. No hay ningún motivo para pensar ni por un segundo en cambiar.

 

¿Y tus objetivos para la temporada de 2020?
Correré por primera vez en el Giro de Italia. Italia ocupa un lugar especial en mi corazón, ya que allí es donde conseguí en 2008 mi primer título en un mundial. Creo que cualquier ciclista profesional sueña con correr alguna vez la «Corsa Rosa». Yo lo haré por fin este año. En especial me hacen ilusión las primeras etapas en Hungría porque mi país de origen, Eslovaquia, está cerca y probablemente muchos de mis fans vendrán a animarme. Y otro maillot verde del Tour de Francia no quedaría mal en mi colección.

 

¿Cuál es tu lema vital?
Persigue tus sueños, cree en ti y agradece lo que tienes.

Texto: MARTIN FRAAS

Foto: SAM BARKER & BETTINIPHOTO