El horno de vapor: el todoterreno de los electrodomésticos

El horno de vapor: el todoterreno de los electrodomésticos

¿Qué es un horno de vapor? Ya lo dice su nombre. Un horno de vapor combina dos aparatos en uno: una vaporera y un horno. Pero el horno de vapor puede hacer muchas más cosas que cocer al vapor y hornear. Puesto que combina ambas funciones entre sí, puede, por ejemplo, asar también con vapor. Así, cocinar platos saludables como un chef se convierte en un juego de niños. Le enseñamos cómo funciona.

En una vaporera, los alimentos se cocinan de forma muy cuidadosa y rápida. La gran ventaja: estos conservan sus vitaminas y nutrientes, así como su sabor y aspecto. Así pues, cocinar al vapor es la forma ideal de hacerlo para aquellas personas que desean una alimentación consciente y sana. ¿Pero hay que comprarse para ello una vaporera, es decir, otro aparato más para la cocina? No necesariamente. Para quienes no tienen que cocinar continuamente para un gran número de personas mientras hacen verduras al vapor y preparan un asado, una buena alternativa puede ser un horno de vapor. Puesto que, por si fuera poco, el aparato combinado de vaporera y horno dispone de más funciones que dos aparatos independientes, tiene grandes posibilidades de convertirse en el asistente de cocina preferido.

¿Qué es capaz de hacer un horno de vapor?

Cocer al vapor: En primer lugar, un horno de vapor sirve para cocinar al vapor. Es decir, los alimentos se cuecen en vapor de agua. Aquí aplica una regla sencilla: todo lo que se pueda hervir, se puede cocinar igual de bien con la función de cocción al vapor. Con temperaturas de hasta 100 °C se produce vapor de agua, el cual envuelve y calienta el alimento. Puesto que los alimentos no están sumergidos como sucede cuando se cuecen de la manera tradicional, no se pierden vitaminas ni nutrientes con el agua. Así, al hacerlos al vapor, el brócoli, las zanahorias y similares se mantienen crujientes y jugosos, y conservan su color natural.

Hornear: Un horno de vapor puede usarse naturalmente también como horno normal. Funciones como aire caliente, calor superior e inferior o asar están disponibles en un buen aparato combinado al igual que en cualquier horno individual.

Hornear con vapor: La prestación adicional clave de un horno de vapor es que puede hornear o asar con pulverización de vapor o aporte de humedad. En función del programa que se haya seleccionado previamente, el aparato pulverizará automáticamente vapor en la cámara de cocción en los intervalos ajustados. Así nunca más será necesario abrir constantemente la puerta del horno para añadir agua al asado o al pan para evitar que se seque. Esto ahorra tiempo, molestias y energía. El pan, por ejemplo, quedará más crujiente y la carne más jugosa. Pero también muchos otros platos, gracias a la función de pulverización de vapor, quedan mucho mejor que con un horno convencional.

Horno de vapor: ¿qué sistemas existen?

Según el modo en que el agua llega al horno para cocer al vapor, se distinguen varios sistemas: hay aparatos con y aparatos sin toma de agua. En los últimos, el agua o bien se vierte en una bandeja que hay en la base del horno o bien se llena un depósito separado. Los hornos de vapor con toma de agua fija son la opción más cómoda, ya que estos aparatos toman «por sí mismos» la cantidad de agua necesaria en función del programa seleccionado. La alimentación y el drenaje del agua tienen lugar de manera automática. Naturalmente, para un aparato de este tipo debe disponerse de una toma de agua o en el proyecto de la cocina deben preverse las correspondientes tuberías.

¿Qué ventajas ofrece el horno de vapor?

En el horno de vapor, se puede preparar una comida sana y aromática de forma rápida y fácil. Otra gran ventaja es que los distintos alimentos se pueden cocinar con vapor simultáneamente a distintos niveles sin que se produzcan transferencias de sabor. Asimismo, en un horno de vapor se pueden recalentar platos del día anterior, que parecerán y sabrán como recién cocinados. Por eso, en el lenguaje técnico ya no se habla de recalentar sino de regenerar. En el horno de vapor también se pueden descongelar alimentos de forma homogénea sin que se pierda ningún nutriente.

Muchos aparatos cuentan además con prácticas funciones adicionales, como cocción sous vide o desinfección de biberones. Y además: por norma general, los aparatos cuentan con una práctica función de limpieza. Con el vapor de agua se reblandecen los restos de comida y las salpicaduras de grasa y se facilita así su posterior eliminación con una bayeta. En pocas palabras: el horno de vapor hace la vida más fácil y, posiblemente, en más de uno despertará una pasión por la cocina que desconocía.