Cocinas vintage para una comunidad familiar en el antiguo Hospicio Naval

Cocinas vintage para una comunidad familiar en el antiguo Hospicio Naval

Los escandinavos entienden de diseño y el propietario de este edificio histórico de Copenhague, particularmente: Lennart Lajboschitz es el fundador de la cadena danesa de éxito internacional Flying Tiger, que vende objetos de uso cotidiano con diseños divertidos a precios asequibles. Cuando transformó el antiguo Hospicio Naval, de 250 años de antigüedad, en oficinas, un hotel y pisos para él mismo y 30 familiares más, el empresario demostró tener muy buen sentido del estilo.

 

La imponente fachada barroca del Søkvæsthuset, como se llama el característico edificio ubicado junto al canal del casco antiguo de Copenhague, podría pertenecer perfectamente a la casa real danesa. Nada más lejos de la realidad: el complejo arquitectónico del barrio de Christianshavn se construyó entre 1754 y 1755 como hospicio real masculino para huérfanos que eran formados como marineros principalmente. Más tarde, se utilizó como hospital naval y una parte de la construcción alojó un museo naval hasta el año 2016, antes de que el fundador de Flying Tiger, Lennart Lajboschitz, comprara este representativo edificio de su ciudad natal.

 

Una forma alternativa de vivir

La visión del activo empresario para el inmueble que acababa de adquirir: probar en persona una manera alternativa de vivir en un colectivo. Para ello, realizó una reforma en el edificio cuyas obras duraron tres años. De ahí salieron diez pisos en los que viven actualmente Lajboschitz y su mujer, sus cuatro hijos adultos con sus respectivas familias y otros familiares y buenos amigos, formando una poco habitual gran comunidad. Además el edificio cuenta con 28 habitaciones más de apartahotel y oficinas para alquilar.

 

Vuelta a los años sesenta

Ya se nota a primera vista en los pisos y las habitaciones de apartahotel: el interior está a años luz del actual diseño danés convencional. Más bien da la sensación de haberse dado un salto en el tiempo a los años 1960. Esto es intencionado. Muebles restaurados, cubiertos, vajilla y cerámica de esa época crean una singular atmósfera vintage que, sorprendentemente, queda genial con la aún más antigua arquitectura. El diseño es un tributo a épocas pasadas.

Estudio de interiorismo: Individuelt Design Anne Nexøe Larsen, www.an-l.dk

BORA Professional 2.0 en los pisos privados, BORA Basic en las habitaciones de apartahotel

Fotos: Kanalhuset CPH & Thomas Ronn

Foto credit: Kanalhuset CPH

Diseño (de cocina) retro

Especialmente en las cocinas se percibe inmediatamente el aire sesentero: se caracterizan por unas líneas claras y una decoración funcional en colores vivos. Cocinas retro en el sentido más literal. Respecto a los sistemas de extracción de superficie de BORA, a modernos no les gana nadie. Se integran armónicamente en el conjunto. La arquitecta Anne Nexøe Larsen, que se confiesa fan de BORA, abogó por esta inusual solución. Con éxito: las autoridades en materia de construcción aprobaron de manera excepcional la instalación de las placas de cocción con los extractores hacia abajo en la variante de recirculación para este edificio histórico protegido. El diseño de cada cocina es, por cierto, distinto: son verdaderas piezas únicas, como debe ser en una obra también única como el Søkvæsthuset.

Foto credit: Kanalhuset CPH

Dentro de BORA

Dentro de BORA